Helen Martins y la casa del búho

octubre 21, 2006 - Leave a Response

Helen Elizabeth Martins nació el 23 de diciembre de 1897 en la aldea del karoo de Nieu Bethesda en el cabo del este.

Ella era la más joven de seis niños .Pasó su niñez en Nieu Bethesda. Obtuvo  el diploma de profesora en Graaff-Reinet próximo y, alrededor de ese tiempo, se  casó Johannes Pienaar – profesor, dramaturgo y, en años más últimos, político. La unión fue breve, y mientras que ella pasó cierto tiempo en el Transvaal (ahora Gauteng), laCiudad de Cabo, sus actividades en los años que siguieron  suponen la desintegración esta unión incompleta, y a menudo ,contradictoria. 
 
 Oom Piet ‘ Martins murió en 1945, y Helen Martins quedó sola, con pocas perspectivas, en esta aldea alejada del Karoo.  Ella sabía que  debía comenzar a transformar sus alrededores.
 Su obra tuvo elogios y ocupó la atención de los demás.Las creaciones de Helen  comenzaron a generar suspicacias dentro de la aldea.

A raíz de esto , helen comenzó a recluirse progresivamente en su hogar.Descuidó su persona y su salud.
 Helen evitaba ver a gente en la calle. Los amigos que ella tenía, sin embargo, la describen como una persona intensa, apasionada que se convirtió particularmente animó y excitó al discutir las ideas muy amplias y abiertas  para su creación. 
 Para perseguir su sueño, Helen  sobrellevó la grandes dificultades físicas y emocionales. Hasta que  su vista comenzó a fallar. En una mañana de  frío invierno  en 1976, a la edad de setenta y ocho, Helen Martins la tomó posesión de su  vida tragando soda cáustica. Era su deseo que su creación se preserve como museo. Y, su deseo de ser reconocida como artista se observa magnífica , en la atención acordada a la casa del búho y al hecho de que ,sus ilustraciones, una vez un objeto del burla y  verguenza, se convirtieran en el mayor atractivo más importante de la aldea de Nieu-Bethesda.

Regalito para el alma

octubre 16, 2006 - Leave a Response

Ángel Gonzlez y Pedro Guerra.Un lujo!(Frase de Hernán Zin)

ME BASTA ASÍ

Si yo fuera Dios
y tuviese el secreto,
haría
un ser exacto a ti;
lo probaría
(a la manera de los panaderos
cuando prueban el pan, es decir:
con la boca),
y si ese sabor fuese
igual al tuyo, o sea
tu mismo olor, y tu manera
de sonreír,
y de guardar silencio,
y de estrechar mi mano estrictamente,
y de besarnos sin hacernos daño
-de esto sí estoy seguro: pongo
tanta atención cuando te beso;
entonces,
si yo fuese Dios,
podría repetirte y repetirte,
siempre la misma y siempre diferente,
sin cansarme jamás del juego idéntico,
sin desdeñar tampoco la que fuiste
por la que ibas a ser dentro de nada;
ya no sé si me explico, pero quiero
aclarar que si yo fuese
Dios, haría
lo posible por ser Ángel González
para quererte tal como te quiero,
para aguardar con calma
a que te crees tú misma cada día,
a que sorprendas todas las mañanas
la luz recién nacida con tu propia
luz, y corras
la cortina impalpable que separa
el sueño de la vida,
resucitándome con tu palabra,
Lázaro alegre,
yo,
mojado todavía
de sombras y pereza,
sorprendido y absorto
en la contemplación de todo aquello
que, en unión de mí mismo,
recuperas y salvas, mueves, dejas
abandonado cuando  -luego-  callas…
(Escucho tu silencio.
Oigo
constelaciones: existes.
Creo en ti.
Eres.
Me basta.


 

Madres, hijas Por Sandra Russo

octubre 15, 2006 - Leave a Response

Lo leí en la contratapa del Página de ayer…Estoy rumiando aún su contenido…

“Hace poco más de un año, en una contratapa que se llamó “El otro lado de la vía”, conté la internación de mi madre en una clínica psiquiátrica. La internación fue el corolario de una época difícil, en la que la demencia no era “oficial” y a la confusión de ella se sumaban la mía y la de mi padre. Es que en cierto modo, la enfermedad exacerbó rasgos de carácter que estuvieron presentes toda su vida. Por lo menos, toda mi vida.

En este año que pasó, en las visitas, fui presenciando su adaptación a la clínica y también fui detectando, con infinito asombro, cómo la demencia le permitía acceder a mi madre a algunos estados que le habían sido vedados, quién sabe si por su educación, su personalidad o la forma embrionaria de la enfermedad. Concretamente, mi madre hoy me recibe con una sonrisa, me da la mano, me acaricia, me dice que me quiere, disfruta los mates extra dulces que ella ceba, mientras habla me acaricia las manos.

Mañana es el Día de la Madre y ése fue un día conflictivo en mi vida hasta ser yo misma madre. En algún libreto intangible está escrito que la maternidad por sí sola mejora a una mujer. Por si los supuestos judeocristianos fueran poco, vivimos en un país en el que el culto a la madre fue abonado por la música porteña: en el tango, la madre es madrecita, y es más, es pobre madrecita. Comparada con las gatas en celo de los burdeles y la noche, la pobre madrecita era sellada como la estampilla oficial de la beatitud femenina, que puede resumirse en un único y poderoso rasgo. La abnegación.

El culto a la madre argentina copula con la capacidad femenina de negarse a sí misma para pensar en los demás. Reivindica la retirada masiva del deseo en una mujer, para predisponerla de buen humor a la satisfacción de los deseos ajenos. Ensaya un adoctrinamiento social en base a esos valores y asegura vínculos de eterna gratitud. Es como si las mujeres pudiéramos vivir nuestras vidas impulsadas apenas por las deudas que tienen con nosotras, y que como somos buenas hemos decidido no cobrar.

Pues bien, las cosas suelen no encajar con lo que se espera de ellas. Mi madre siempre fue una mujer especialmente perceptiva y una energía increíble que nunca pudo liberar. Fue una mujer que aceptó las reglas de un juego para el que no estaba preparada. Mi madre hubiera sido mejor madre, estoy segura, de haber podido abnegarse menos, defenderse más. Porque hay mujeres a las que la abnegación les está vedada estructuralmente, y esas mujeres suelen ser llamadas malas madres. Es el discurso contra lo real: gana el discurso, y lo real enloquece.

Para el Día de la Madre, si pudiera, le regalaría a mi madre, con retroactividad, un permiso para no abnegarse, para hacer su vida de una manera que no dejara tan conformes a los demás y tan irritada a ella. Es cierto que vivió enojada conmigo, con los demás en general, encapsulando una agresividad que sólo a veces se entreveía entre las rasgaduras de su carácter. Es cierto que no me quiso bien. Pero yo estoy escribiendo esta nota mientras ella deambula por una clínica de reposo en la que los pasos se arrastran como el pasado.

Si pudiera, le daría la oportunidad de hacer todo de nuevo, de ser más egoísta, de ser más honesta y brutal con sus deseos, de no tenerles miedo, tanto miedo a sus fantasías. Si pudiera, le regalaría esa libertad.

El culto a la madre encubre una forma velada y sutil de desprecio a las mujeres. Exacerba una parte femenina, en desmedro de otras partes que debemos ignorar. Recién ahora, loca, en la clínica, mi madre se ha sacado la faja mental y su mundo interior ha explotado. Y en ese mundo, junto a todo lo negado, también estaban su amor por mí, su ternura, su fragilidad, su candor, su frescura. Recién ahora puede decirme que me quiere, y no es tarde para que yo le corresponda.”

El amor es eterno mientras dura.

octubre 15, 2006 - Leave a Response

Lo nuestro duró…Sí me encaaaaaannnnnntaaaaaaaa Sabina!-

Una vez más.Una primavera más.Y van…Sucede que sucede en primavera…Que el aire se embriaga de azahares y frescias…Que está prohibido suicidarse en primavera como lo afirmó Don Alejandro Casona.Que las hormonas fluyen por el torrente sanguíneo y que con este desastre ecológico globalizado, uno está más expuesto a estas cosas del querer.Escribí querer.No dije desear.Ya ni la levotiroxina vs. el hipotiroidismo pueden inhibir la captación de la tetosterona.De la serotonina ni hablar.De sinapsis, menos.Misión casi imposible.Enamorarse baja el cociente intelectual.No es común escuchar decir que el amor es ciego? Sí.Ciego.Sordo.Mudo.Ergo además de bajar el C.I. atenta a nuestros sentidos, los desorienta.Nada es como parece.El es…Mmmmmmm…cómo describirlo si es indescriptible?Essss…Guapo?…Más o menos.No.No tanto.Pero es hombre.Essss alto y elegante? Buehhhh…Mmmm…sí…creo que sí.En realidad no recuerdo bien.Es culto? Un erudito!!!! Segura?De nada.Tal vez me pareció.Estaba tan nerviosa que…Ahá.Generoso?Mmmmm…no sé.Tal vez…Sincero? Lo parecía.Si mentía no me di cuenta….Estaba como una de quince!

Bien.

Caballero ?

-Psssiiiii…Creo que sí.Me dejó pasar adelante al entrar y salir del bar.Sí…El hombre que siempre soñé.

– Estás segura?-

– Segura de…?-

-De que es el hombre que siempre has soñado…-

-Tenemos los mismo gustos! Nos interesan las mismas cosas! Ni siquiera se nota la diferencia de edad!

– No se nota qué?-

-Que soy mayor!-

-Aha.-

– Y que es lo que se nota? Si es que puede saber?-

– Mmmmm…estoy pensando …(suspiro color melocotón)-

– Buen amante? Eso no tendrás que pensarlo tanto…-

-Sí.Lo intentó.Claro.-

-Cómo que lo intentó?-

-Sí.Pero no le dije nada.El pensó que me hizo gozar todo el tiempo y que gritaba de placer…-

-Perdón? Por qué el tenía que pensar lo que no era?-

– Claro.Con el tiempo iba a mejorar.Seguro!Además esos vellos negros que tanto me recordaban a mi padre.-

-Fantasías incestuosas con un joven?-

-No quiero sentirme mal.Shhhhhhh!!!Me regaló una habitación con balcón.Montmartre estaba en todo su esplendor.Podía ver la ciudad desde allí.Podía volar…Tomamos mates a la mañana en la cama.A la noche abrazados  miramos por el balcón.La ciudad era nuestra lo mismo que la noche .El me regalaba palabras tiernas y besos llenos de  concupiscencia…Tomábamos la luna a cucharadas según indicaciones de un tal Sabines…

Podía creer…podía creer que creía…El creyó que yo…Cómo dice Luz Casal…”tu juegas a engañarme, yo juego a
que te creas que te creo”…

Estabas Jugando? Sí.Estaba jugando.Pero me olvidé que era un juego y me perdí en su coartada de pasión.

 Lo reconocerías en la calle?

Por qué debería reconocer aquí, si  lo reconocería por la calle?

Después de todo ya no recuerdo cómo me lo inventé.Y  basta de esta inmunda costumbre de hablar coln los espejos.

Sabines también dice que las cucharadas de luna son  buenas como hipnótico y sedante
y también alivian
a los que se han intoxicado de filosofía
Un pedazo de luna en el bolsillo
es el mejor amuleto que la pata de conejo:
sirve para encontrar a quien se ama,
y para alejar a los médicos y las clínicas.
Pon una hoja tierna de la luna
debajo de tu almohada
y mirarás lo que quieras ver.
Lleva siempre un frasquito
del aire de la luna para cuando te ahogues,
y dale la llave de la luna a los presos
y a los desencantados.
Para los condenados a muerte
y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna
en dosis precisas y controladas…

Cómo sabía Sabines que estoy condenada a esta vida y los demás detalles?Soy tan previsible y desorientadora…Soy una paradoja con soma y psiquis…Mujer que hace huir a un amor, sirve para intentar espantar a otro amor…

Bay!

La palabra

octubre 5, 2006 - Leave a Response

“Los actos del habla invariablemente permiten acrecentar los sentimientos.”
GUSTAVE FLAUBERT, Madame Bovary

Internet: solos pero comunicados

octubre 5, 2006 - Leave a Response

El espacio virtual comparte las ambigüedades del espacio moderno: mientras impulsa nuevas formas de sociabilidad y la ampliación de derechos, genera mecanismos de control y la hegemonía aplastante del idioma inglés, convertido casi en su lengua única.
OSCAR LANDI. Sociólogo y ensayista.
No ha progresado mucho la polémica cultural sobre la naturaleza especial del ciberespacio y éste se parece, cada vez más, a la Tierra que habitamos. El mercado y los intentos de regulaciones legales están colonizando la Internet que, hace muy pocos años, bajó del cielo a las computadoras personales con la promesa de una comunicación abierta y autogestionaria. Quizás, éste es un buen momento para tomar distancia de las decepciones y los entusiasmos apresurados respecto de la red y comenzar a plantearse algunas cuestiones. Una de éstas es: la trama de vínculos entre las personas que se establecen en la Internet, ¿constituye o no una zona novedosa del alicaído espacio público de las sociedades de fin de siglo? Esta postulación parece extraña porque altera la imagen de los territorios que caracterizan a los lugares públicos canónicos, como el ágora griega, la plaza y el teatro de la vida urbana moderna. Las relaciones humanas en el ciberespacio no son las de los cuerpos dispuestos en la tierra firme, interpelados por la arquitectura y la ciudad. Se trata de una red descorporizada o, mejor, que permite estar y ser reconocido donde no se tiene el cuerpo. En el juego del reconocimiento entre personas en el chat a distancia, las identidades, las formas de presentación de los interlocutores suelen ser lábiles y erráticas: frecuentemente se esconden detrás máscaras electrónicas. El tejido de la red se constituye desde lo privado, generalmente desde la soledad de un escritorio, pero se sostiene en una pragmática lingüística y social: construye una trama intersubjetiva que hace y deshace relaciones de sentido entre los hombres y que produce innumerables efectos prácticos en tierra firme. Ese otro gran artífice del espacio público moderno, el diario de papel, también se lee generalmente en soledad. La reivindicación más amplia de los usuarios es la defensa de su privacidad frente a ciertos archivos que toman información sobre quienes los visitan o el detectamiento de sus hábitos y posibilidades económicas a través de registro de sus tarjetas de crédito. El desarrollo de programas para criptar las comunicaciones e impedir el espionaje, es hoy una cuestión tecnológica y política de primer orden. Los estudiosos de Internet dicen que lo que sigue atrayendo a la gente es su oferta de información, pero lo que ayuda decisivamente a retenerlas dentro del juego es la sensación de participar de alguna comunidad. Por ahora en la Argentina, con sus escasos 300.000 internautas, la red agrega poco a un espacio público ya de por sí deteriorado. Sin embargo, en el mundo crecen sus redes de movimientos cívicos, subculturas, minorías sexuales, organizaciones de solidaridad social, movimientos por la paz y la defensa del medio ambiente. Esta zona de la red no estuvo en el centro de su imagen inicial: ya no se trata de la enorme oferta de información de la red, sino de lo que hacen los hombres entre sí con sus posibilidades interactivas. En algunos casos, los ciberencuentros estimulan la realización de congresos, asambleas y reuniones en tierra firme difíciles de concretar con los medios de comunicación antes disponibles. En otros casos, son funcionales a organizaciones con vida propia fuera de la red, la interfaz hombre-máquina aparece aquí con más claridad como lo que siempre es: un borde entre dos dimensiones espaciales distintas, una presente en la otra y viceversa: suelo firme y detrás de las pantallas. Del lado interno del borde, dentro de la red, la pragmática de los usuarios remite no sólo a pacíficos lugares de encuentro de gente con los mismos gustos temáticos o intereses, también suscita conflictos por derechos de expresión contrapuestos, que derivan del hecho fundamental de que Internet se desplegó por fuera de los límites y reglas que hoy rigen en las sociedades. La red tiene un ancho de banda que va de las home pages de ministerios hasta las de la Guerrilla on the net (zapatismo, MRTA, sandinismo, IRA, etcétera). Desde las páginas de ayuda para la realización de los deberes escolares hasta las de pornografía infantil. La Comisión Europea planteó en 1996 que Compete claramente a los estados la responsabilidad de garantizar la aplicación de las normas vigentes: lo que es ilegal fuera de la red sigue siendo ilegal también dentro de la red. En plena fantaciencia, Eric De Kerchove plantea que ante las dificultades actuales de la democracia representativa, la red de computadoras hará surgir en su reemplazo una democracia presentativa basada en consultas permanentes con las personas sobre temas locales. Con un simple click se votará al instante desde el hogar. No hay ningún dato de la realidad social que permita fantasear al respecto, pero además Kerchove deja al costado un problema central: quién decidiría qué hay que preguntar, cuál sería el procedimiento de formulación de las preguntas, qué lugar tendría la deliberación entre sí de los consultados. Internet sería una especie de estado absoluto, de Leviatán electrónico que formula las preguntas que los hombres responden haciendo uso de su libertad privada. Por otra parte, ¿cuánto tiempo es conveniente demorar para pensar la decisión de voto sobre un tema complejo, sin las presiones de la inmediatez y el tono emocional de la cuestión -por ejemplo, sobre la legitimidad o no de la pena de muerte al día siguiente de un crimen horroroso? Internet presenta serias restricciones: está habitada por una suerte de elite tecnoilustrada de masas que llegará en el 2000 a 200 millones de personas. En realidad, una pequeña porción de la humanidad. Las desigualdades y brechas entre inforricos poseedores de información e infopobres aumentan día a día, para muchos por el costo inaccesible de los equipos, las tarifas telefónicas y el gran crecimiento de los sitios pagos dentro de la red. Para otros, que ya poseen computadora, por no poder seguir el ritmo de renovación de los equipos y programas. Son los nuevos infopobres. El ciberespacio se asocia a la ambigüedad propia del espacio público moderno del que será siempre dependiente. Por lado, impulsa nuevas formas de sociabilidad y la ampliación de derechos y, por otro lado, genera mecanismos inéditos de control, intentos de poner orden y límites en el caos de la telaraña y la hegemonía aplastante del idioma inglés, convertido casi en su lengua única. Dice Paul Virilio que cada nueva tecnología comunicativa trajo consigo formas propias de accidentes, tales como el descarrilamiento en el caso de los trenes. Internet también tendrá para el arquitecto francés su propia catástrofe virtual. Ese día quizá lluevan textos, imágenes, cartas, información, música y juegos sobre los urbanautas de a pie. Sin embargo, tantas palabras y tanto flujo de información seguirán sin poder resolver las preguntas permanentemente abiertas del ser humano, las referidas a la muerte, el amor, la fe, la soledad, el erotismo.

octubre 5, 2006 - Leave a Response

Llueve.
Anoche bailaba en una pata mi trastorno bipolar al compás de Calamaro.
La radio me esperaba.
No había manera de dormir!
Menos , de despertar.
Llueve.
Te asfixio?
Llueve.El cielo de plomo se llena de serpentinas de brillo lujurioso.
Despedida  en la capilla del cementerio.
Lloramos abrazados.
Lloramos en silencio.
Recordamos la infancia, la juventud.
La Negra , Graciela, me llevó a tomar un café calentito a su casa y  me regaló una cajita hecha con espejos para guardar un sueño.
Mamá llora.
Hernán y yo tomábamos la merienda en mi casa.El era el menor de los cinco hermanos y menor que yo.
Nos peléabamos y se iba a la casa corriendo.Supongo que se escondía debajo de las polleras de Titina que en esa época no era tan gorda.
Hernán era tan o más macriado que yo.
Hernán, hace dos o tres días que llevas ese buzo celeste , con una mancha.No lloras.Ya tu madre no puede cobijarte debajo de su falda.Ya no puedes cobijar a tu madre.
María llora.Llueve afuera.Ruge el cielo.
si yo estuviera en lugar de María exigiría que devuelvan a la muerta.Esa no es Titina.Eso sólo es un cuerpo en descomposición.
Titina llamó a mamá muchas veces antes de morir.Mamá no estaba.Titina llamaba a mamá.Nélida llamó a mamá a casa.Mamá fue a llevar mate y termo a la radio.
Mamá no escuchó el mensaje en el contestador.
La ambulancia de la casa fúnebre irrumpe ante la mirada azorada de mamá.
Mamá no sabía que Titina ya no era más.
María llora.Le recuerdo cuando a mis quince , ella un poco más, nos fuimos de aventuras a Neuquén,pasaje turista en La estrella del valle.
Llegan los hijos de los hijos, las esposas de los hijos de los hijos.
Lloramos, nos abrazamos,nos prometemos encuentros que serguramente no concretaremos.
Pamela, la perra , no quiere entrar a su casa.Mamá alimenta a Pamela.Pamela sabe que su dueña no está.
Nos despedimos en el portal del cementerio, bajo la lluvia.Seguimos prometiéndonos.
Yasmín, Tahiel,la esposa de Marcelo lleva un bebé a punto de salir, en su vientre…
Mamá, la Negra y yo nos subimos en el remiss…El atardecer amenza…
Me bajo cerca de la plaza.
Cómo desearía hablar con Dios.
LLueve sobre mi trastorno bipolar…
Mañana de nuevo a la radio.

Más fueguitos, más gente necesaria, mi f@mily Blog

octubre 4, 2006 - Una respuesta

Todos estos seres humanos, solidarios,afectuosos, los conocí gracias al periodista y escritor Hernán Zin…y se convirtió en la f@mily blog…
Aquí agradezco los saludos que me han dejado en el Blog de Hernán Zin…

Patricia: suerte con tu programa de radio y con tu amor. Con tu valía y cualidades tienes asegurado el triunfo en ambos frentes. Me alegro mucho de que la vida te sonría y de que seas feliz.
Chimpón
desde España y desvelado.

Patricia, qué bueno lo tuyo. Yo sí que te admiro, eres como las cataratas del Iguazú…¿No es el tiempo como agua..?

Te mando un beso cronopático para cada nueva mañana…para acompañar el desayuno…
OC
desde Colonia, Alemania

Patricia, felicidades por tu nuevo programa, surte!! La family te apoya.
Mayte

He estado viendo un documental sobre Argentina, supongo que Patricia, Hernán lo conocereis, “la dignidad de los nadies” de Fernando Solanas. Muy triste pero a la vez con un cierto optimismo, un monton de pequeños gestos llenos de coraje que aunque no consiguen cambiar la situación general desfavorable si que consiguen pequeños cambios. Comedores comunales, un grupo de mujeres que impiden la subastas de fincas embargadas armando bulla en el juzgado, de forma pacifica, cantando el himno argentino … a ratos se me ponía la piel de gallina … Me ha encantado, la verdad, … Mas que el debate de despues … uff… que en vez de dialogo ha sido un conjunto de monólogos, en francés con acento porteño, gracioso el acento, he pensado en ti Patricia, jejeje .. Mañana estaremos escuchandote¡¡¡

Felices sueños volvoretas
Ana, la volvoreta con más glamour desde Paris…

El fueguito de Ross y el mío se hicieron hermanos:
Patricia…hermanita…mañana de dos de la tarde a cinco (hora española)…no habrá quien me mueva del ordenador para poder escucharte y sentirte¡¡ ¡¡¡mucha mierda¡¡¡

http://www.fmvall.com.ar
Desde Coruña

Patricia,suerte con el programa!!!!!,leo tus estradas con mucha atención,el fin de semana le comentaba a Teresa que me pareces una fuente de sabiduría.
Scherezade
Gracias  guapa!

Patricia,

Te escribo.También ánimo con tu programa y a esos tipos machistas, ponles en su lugar,desde el primer día,tajante,sin contemplaciones de ningún tipo.Un abrazo!!!
La comandante MM desde Madrid

Gente necesaria toda, que conoci gracias a Hernán Zin
Patricia, suerte en la radio. Estamos contigo. Cuentas con recursos, los ha demostrado aquí, para eso y para mucho más. Y me puedes entrevistar cuando quieras. Será un placer. Estaré una temporada en Madrid. Te mando mi tel por correo privado.

Ciudad Pánico

octubre 4, 2006 - Leave a Response

Por Paul Virilio
140 págs
(Libros del Zorzal)

“Una prueba entre otras de esta descomposición de la guerra clásica nos es provista por la inversión del número de víctimas, puesto que en los conflictos recientes el 80% de las pérdidas están del lado de los civiles, mientras que en la guerra tradicional era exactamente a la inversa. Si antaño se distinguía claramente la guerra internacional de la guerra civil -la guerra de todos contra todos- de ahora en más toda guerra que se precie de tal es primero una guerra contra los civiles. De allí la eventualidad de que la próxima “guerra total” no sea otra que una guerra civil mundial y ya no local, en la que la metástasis ya no concierna a las naciones y a sus instituciones sino a sus poblaciones ofrendadas al caos en holocausto.”
Según Paul Virilio, los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos marcan el cambio de la dimensión geopolítica de los conflictos en beneficio de una metropolítica regida por el desequilibrio que provoca el terror. La ausencia de un enemigo declarado y la concentración del miedo en las ciudades constituyen, para el autor, el signo distintivo de una era en la que el pánico urbano desplazó a la forma militar de la guerra y al carácter político de la ciudad. Un cambio que sólo es posible merced al desarrollo de las nuevas tecnologías, en particular las de la información, que redefinen la percepción de las dimensiones de tiempo y espacio.

Gente Necesaria

octubre 4, 2006 - Leave a Response

“Gente ”

Hay gente que con solo decir una palabra

enciende la ilusión y los rosales;

que con solo sonreír entre los ojos,

nos invita a viajar por otros mundos

y permite florecer todas las magias.

Hay gente que con solo dar la mano,

rompe la soledad, pone la mesa,

sirve el puchero, coloca las guirnaldas;

que con solo empuñar una guitarra

te regala una sinfonía de entrecasa.

Hay gente que con solo abrir la boca,

llega hasta los límites del alma,

alimenta una flor, inventa sueños,

hace cantar el vino en las tinajas.

Y se queda después como si nada.

Y uno se va de novio con la vida,

desterrando una muerte solitaria,

pues sabe que a la vuelta de la esquina,

hay gente que es así, tan necesaria.

Hamlet Lima Quintana